Mermelada casera de duraznos


Ya sabemos que es mucho más rápido ir al supermercado y elegir nuestra mermelada preferida en la góndola. Pero no es nunca lo mismo una buena mermelada casera de la abuela que una fabricada en masa. Además de divertirnos con la receta, la podemos hacer a nuestro gusto. Manos a la obra.
Ingredientes:
Duraznos, 1 kg.
Azúcar refinada, cantidad necesaria

Preparación:
Lavar los duraznos, quitarles los carozos y cortarlos en trocitos. Pesarlos y calcular la misma cantidad de azúcar. Colocar en una cacerola una capa de duraznos y una de azúcar. Continuar de esta manera hasta terminar con los ingredientes. Tapar la cacerola y dejar reposar en lugar fresco por varias horas o durante toda la noche, hasta que el azúcar se haya disuelto. Cocinar a fuego fuerte hasta que comience a hervir. Bajar el fuego a mínimo y continuar la cocción, revolviendo de vez en cuando con cuchara de madera, hasta que tome punto de mermelada. Para comprobarlo, colocar una porción en un platito, dejarla enfriar y hacer un surco con un cuchillo o con el dedo. Si los bordes del surco se mantienen separados, la mermelada está a punto. Envasar en frascos esterilizados dejando aproximadamente 1 cm. libre entre el contenido y la boca del frasco. Limpiar los bordes con un lienzo embebido en alcohol. Dejar enfriar y cerrar con tapa corona. Esterilizar a baño de María o cubrir con parafina fundida y tapar con un disco de papel celofán mojado en alcohol y ajustado con un hilo con una tapa a rosca.
Se puede preparar una mermelada de damascos exactamente del mismo modo.
Listo, ya tenemos nuestra propia mermelada, ¿vieron que a veces es más divertido cocinar que comprar en el supermercado?