Salsas sin cocción


Hay veces en que no tenemos las suficientes ganas para prender la cocina o simplemente queremos cambiar las típicas salsas. Acá una guía útil con salsas que no requieren cocción y son muy sabrosas, para acompañar todo tipo de comidas:

Salsa de atún:

Colocar en el vaso de la licuadora, el contenido de 1 lata de atún de 200 g., 1/2 taza de leche, sal y pimienta a gusto. Licuar durante 10 segundos, a velocidad máxima. Retirar y añadir 200 g. de crema de leche. Una vez cocidas y escurridas las pastas, mezclarlas con la mitad de la salsa. Espolvorear con queso Gruyere rallado. Cubrir con el resto de salsa y gratinar en horno bien caliente. Servir de inmediato.

Salsa de choclo y jamón:

Colocar en el vaso de la licuadora el contenido de 1 lata de choclo cremoso con 100 g. de mayonesa, 2 cucharadas de salsa Ketchup, sal, pimienta y nuez moscada a gusto. Licuar durante 15 segundos, a velocidad máxima. Mezclar la mitad de la salsa con las pastas cocidas y escurridas. Al resto de la salsa, agregarle 100 g. de jamón cocido, picado y verter sobre las pastas. Rociar con un chorrito de vino blanco y llevar a horno de temperatura moderada, durante 10 minutos.

Salsa de tomates:

Licuar el contenido de 1 lata de tomates, sin el líquido, con 200 gm de crema de leche, 2 cucharadas de queso Fontina rallado, unas hojas de perejil, 1 cucharadita de orégano, sal y pimienta a gusto. Mezclar con las pastas cocidas y llevar a horno caliente durante 10 minutos. Espolvorear con queso en el momento de servir