Torta escocesa


Receta de Torta escocesa por Claudia
Esta torta deliciosa y fácil de preparar es ideal para sorprender a un ser querido en su cumpleaños.ç

Ingredientes para la torta escocesa:

Manteca, 100 g.
Harina, 2 tazas
Azúcar, 1 taza
Manzanas, 4
Canela, 2 a 3 cucharadas
Clavo de olor, a gusto
Nueces, 30 g.
Pasas de uva, 1/2 taza
Coñac, 2 cucharadas
Leche, 1 taza
Huevos, 2
Azúcar negra, 1/2 taza

Preparación de la torta escocesa:

Primero vamos a desmigajar la manteca con el azúcar y la harina, en un recipiente. Con desmigajar quiero decir trabajar la manteca (fría, para que tenga cuerpo) con los ingredientes secos formando un granulado. Bueno, ésta sería la explicación desde el punto de vista teórico, ahora te explico cómo se hace y por qué. Junta las manos como si fueras a rezar, haciendo pasar entre las palmas todos los ingredientes. Para adelantar trabajo, primero corta la manteca en trocitos, con un cuchillo. Así trabajada la preparación, van a quedar como lentejitas de manteca, que no se incorporan ni a la harina ni al azúcar. Aparentemente, esta mezcla no se unirá nunca. No es así, lo hará en el horno. Con la mitad del granulado, cubrí el fondo de una tartera desmontable de 26 cm de diámetro, o de una fuente térmica que puedas llevar a la mesa. Con más granulado, presionando con la yema de los dedos sobre los costados del molde, hace un bordecito todo alrededor, más bien gordo, para que sostenga los otros in- gredientes. Luego corta en rodajas muy finitas las manzanas verdes (lo más ácidas que consigas). Nunca compres, ni para compota ni para tortas, las arenosas dulces, porque no lucen. Trata de elegir el tipo Gran Smith. Ahora, tapizó la base anterior con una capa de manzanas. Aparte, mezcla la canela con el clavo de olor. Si bien el clavo es fundamental para el refinado gusto de esta torta, la puede tirar abajo si nos pasamos de la proporción, porque es fortísimo. Espolvorea las manzanas con un poco de canela y un poco de azúcar (ese poco guardará relación con la acidez de las manzanas). Otra capa de manzanas, canela, azúcar. un puñado de nueces picadas, un poco de pasas de uva… y as¡ hasta terminar. Entonces, rocióte” con coñac. ¡Hummm! Nos toca, acto seguido, preparar un flancito, uniendo los huevos ligeramente batidos con la leche caliente. Con la ayuda de una cuchara, lo volcás sobre las manzanas. Una vez agregado el flancito, cubrí con el resto del granulado, espolvorea en forma abundante con el azúcar negra y ¡al horno! bien caliente por unos 45 ó 50 minutos, hasta que veas que ya no queda juguito. Este es un fenómeno observable a simple vista. Cuando saques la torta del horno, lo primero que haces es pasarle todo alrededor un cuchillo romo (no puntiagudo). Luego la podes dejar enfriar un ratito y, entonces sí, desmoldarla. Si bien ésta es una torta que se presta muchísimo para servirla así, tal cual, te presento otra opción. Batí un poco de crema de leche y servila en una salsera para ir colocando, ya en la mesa, una porción con cada trozo (al costado del plato, nunca encima del trozo). Y, si querés seguir siendo más original todavía, Ilevá también a la mesa una dulcera o una bombonera con nueces picadas que irás salpicando sobre cada copo de crema… Creo que lo logré: se inundó la casa de un increíble olorcito a cumpleaños. Entonces, andá y festejó, aunque no cumpla nadie. ¡Siempre es lindo festejar! tazas