Budín suizo con flan y crema pastelera


Un Budín Suizo verdaderamente maestro. Porque su receta Incluye las enseñanzas para hacer tres preparaciones fundamentales que después podrás utilizar en mil oportunidades.
Muchas veces he sentido, como hoy, la gran responsabilidad que significa hablarte a vos. Al sentarme frente a la computadora tengo presente que cada letra que tipeo pasará llegará a miles de lectoras/es. Por eso pongo lo mejor de mí en cada frase, con la intención de que todo lo que te transmito desde estas páginas te resulte útil. Para que te luzcas al máximo, hoy te paso una recetaza que contiene tres recetas: este Budín Suizo lleva bizcochuelo, flan y crema pastelera. Estoy segura de que vas a aprender a hacer todo a la perfección. ¿Empezamos?

Lo primero será el bizcochuelo, que lleva los siguientes ingredientes:
Huevos, 5
Azúcar, 150 g
Harina, 150 g
Polvo para hornear, 1 cucharadita
Sal, una pizca
Mezcló los huevos con el azúcar en un recipiente. Llevalo al fuego y batí con energía utilizando ‘un batidor de alambre. Este procedimiento hace que el azúcar se disuelva con facilidad. Vas a obtener un bizcochuelo “espuma”, livianito y esponjoso. Cuando compruebes que no queda ni un granito de azúcar, recién entonces, retirá el recipiente del fuego. Seguí batiendo hasta llegar a punto letra, que se conoce cuando se deja caer sobre el batido un poco de la misma preparación y ésta no se hunde. Agregó la harina, que debe estar cernida con el polvo para hornear y la sal. Si no tenés un tamiz, la podés cernir en un colador grande, de alambre. Note olvides de la sal: aunque se usa una cantidad pequeñísima, sin ella el polvo para hornear no puede ejercer su acción leudante. El cernido de la harina es importante porque
así se airea, con lo que evitamos que el bizcochuelo se apelmace. Para que te salga perfecto, no revuelvas ni batas después de incorporar la harina. Mezclá con un batidor de alambre, nunca con otro utensilio. Pasalo por los costados del recipiente y después dale un golpe contra el borde para desprender la preparación. Hacelo varias veces, hasta que toda la harina se haya unido al batido. Poné la mezcla en un molde enmantecado y enharinado y Ilevalo al horno durante 20 minutos aproximadamente. Cuando esté dorado, sacalo del horno y desmoldalo. Dejalo enfriar sobre la rejilla, y después cortalo en dos capas. Una la vamos a usar para el budín, y la otra, si la guardás en la heladera en polietileno, te va a durar hasta la semana que viene. Voleé a enmantecar el molde que usaste para el bizcochuelo y espolvorealo con azúcar. Acomodá en el fondo el bizcochuelo y cortalo en cuadraditos, más o menos de 4 cm de lado. Y ahora prepara los ingredientes para el flan:
Leche, 1 litro
Azúcar, 250 g
Huevos, 3
Esencia de vainilla,
a gusto
Llevá al fuego la leche con el azúcar. Mientras tanto, poné los huevos en un recipiente y unilos sin batir. El secreto de hacer un flan con 3 huevos está en no romper la liga de la clara. Cuando la leche rompa el hervor, agregala de a poquito a los huevos batiendo muy rápido para que la yema se cocine con el calor en forma
Perfumá con la esencía y volcó el flan sobre el bizcochuel. Pone el molde en una asadera con agua y llevalo a horno horno fuerte para que se cocine 1 baño de María.
viene que intercales un papel entre la asadera y el molde. De esta manera el flan no sufrirá sacudidas con el hervor del agua y saldrá sin agujeritos, que no quedan paquetes y hacen que se rompan las porciones al cortarlo. Estará listo más o menos en 20 minutos, cuando notes que la superficie está dorada y cuando al pincharlo con un tenedor éste salga limpio. Ya es hora de que nos dediquemos a la crema pastelera, con la cual vamos a otorgarle al Budín Suizo una presentación sensacional. La hacemos con los siguientes ingredientes:

Yemas, 2
Leche, 112 litro
Azúcar, 200 g
Harina, 50 g
1 esencia de vainilla,
A gusto
Colocó las yemas en un recipiente (si es de cobre mejor) y agregales un poco de la leche. Aparte, mezcló la harina con el azúcar e incorporala a las yemas. Al mezclar la harina con el azúcar primero, evitamos que se agrume con el medio líquido. Después, añadí el resto de la leche. Lleva el recipiente al fuego, revolviendo continuamente con un batidor de alambre hasta que rompa el hervor. Entonces, apaga el fuego y dejó enfriar la crema, cubierta con una capita de azúcar impalpable Para que no se endurezca la superficie. Mientras tanto, cuando el bizcochuelo con el flan que habías horneado esté frío, mete-lo en la heladera por un par de horas. Desmoldado pasando ligeramente el molde sobre la llama. Extendé la crema pastelera sobre el budín, espolvoreado con azúcar y quemado con una planchita. Las de hierro negro son las mejores. Llevado a la heladera hasta el momento de servirlo (si logras salvarlo de la voracidad inmediata)