Receta de praliné


Receta de praliné por Agustina
Ingredientes:

Huevos, 3
Azúcar, 90 g.
Harina, 90 g.
Almíbar liviano, 1/2 taza
Crema de leche, 400 g.
Dulce de leche, 2 cucharadas

Praliné:
paste de avellanas, 1 cucharada
Nueces, 50 g.
Azúcar 300 g.

Preparación del praliné:

íY allá vamos! Cascá los huevos en un recipiente al que previamente habrás despojado de cualquier rastro de grasitud que pudiera tener, lavándolo cuidadosamente con detergente. Mezclamos huevos y azúcar en el recipiente, y, con un batidor de alambre (ojo: no es lo mismo suplir éste elemento con tenedor u otros utensilios), comenzás a batir vigorosamente sobre el fuego. No te preocupes, el batido no se quema, siempre que batas con firmeza para que le calor actúe en forma pareja. Batir, entonces, por unos 2 6 3 minutos, hasta que el azúcar se disuelva y el batido esté livianíto. Entonces los retirás y seguís batiendo, ya sea a mano o a máquina, hasta que logrés el famoso punto cinta o letra. ¿Y qué es eso? Ahora te explico: se lo reconoce porque la mezcla ha tomado tal consistencia que, al levantar un poco de la preparación con el batidor y dejarla caer, ésta no se hunde. Es por eso que se le llama letra” porque con ella se podría escribir. Entonces te buscás un colador grande y en él cernís. la harina por los menos 3 veces. Luego la volcás en el batido y la mezclás. Ahora buscó una placa de unos 25 x 35 cm, que tenga borde bajito. La forrás con un papel blanco y allí volcás la mezcla y la emparejás. Precalentá el horno y cocinó este pionono por espacio aproximadamente de 5 6 6 minutos. Luego lo retirás y hacés lo siguiente: con un cuchillito despegás los bordes que quedaron adheridos a la placa, levantás el pionono con papel y todo y le ponés encima un repasador. Entonces lo apoyás con el papel para arriba, y, para terminar, tapás con otro repasador. ¿Para qué todo esto? Para que el pionono se vaya enfriando y humedeciendo a la vez, con el vapor que suelta por estar recién salido del horno. Lo dejás así por unos minutos y luego lo arroIlás con repasadores y todo. Una vez frío, está listó para ser usado, así que vamos a la preparación de la crema: batí la crema de leche con una cucharadita de azúcar (no por el gusto, si no porque ésta ayuda a que la crema rinda más volumen) hasta que comience a espesar sin llegar a punto chantilly. Agregale entonces el dulce de leche mezclado con el pralíné pisado. Ahora desenvolvés el arrollado y le quitás el papel. Mojalo apenas con el almíbar colocado en un rociador, un-talo con parte de la crema y salpícalo con parte de las nueces picadas. Arrolló y cubrí con el resto de la crema, cuidando de darle un poco más de consistencia. Esparcila con una espátula y grabala con un tenedor, formando ondas. Con 200 g de azúcar y agua que la cubra hacemos un caramelo que tanga un lindo color. Se vuelca sobre una chapa previamente aceitada y, una vez frío, se pica chiquito, consiguiendo un efecto hermoso y riquísimo. Con la otra parte de azúcar también colocándola en una cacerola con agua hasta cubrir, hacés un caramelo blanco y con él bañás las nueces , reservadas, sumergiéndolas y rescatándolas con un tenedor. Las vas colocando sobre el mármol aceitado para que se enfríen. Entonces, con el caramelo picado y las nueces acarameladas, vas haciendo la decoración que se te ocurra sobre el Praliné Romeo. Al comerlo te vas a acordar de tu amor platónico, que se quedó atrás, pero es parte da vos.