Cocina para hipertensos


Cuando el médico prescribe una dieta, los alimentos no tienen por qué transformarse en medicamentos desagradables. Si los presenta en forma apetitosa, contribuirá
el optimismo y a la confianza de quienes tengan que seguir un régimen para curarse de alguna dolencia.

En la hipertensión arterial resultan particularmente desfavorables las consecuencias que provoca el exceso de sodio en el organismo. Desde el punto de vista químico, la sal común se denomina cloruro de sodio. El elemento sodio actúa provocando retención de agua, con lo que dificulta de manera indirecta la nutrición y respiración interna de las células. Además, al retener agua en los espacios intercelulares, origina una gran resistencia a la normal circulación sanguínea, aumentando el trabajo del corazón y tendiendo a elevar la presión. Al aumentar la concentración de sodio en la sangre se eleva su viscosidad y por lo tanto ejerce una mayor presión. En los casos de hipertensión es indispensable, por lo tanto, disminuir el aporte de sodio en la dieta. Aquí le brindamos algunas recetas para cocinar sin sal y poder cuidar la salud de alguien de su familia que esté afectado por esta enfermedad. Los ingredientes están calculados para una porción.