Platos para grandes ocasiones


Presentaremos hoy recetas para grandes ocaciones. Aunque esta cena es típicamente navideña, sirve para cualquier ocasión especial, como por ejemplo, una fiesta de cumpleaños.
La tradición navideña exige el sacrificio de varios millones de pavos, lo que en modo alguno es justificable, sobre todo si hay alternativas igualmente deliciosas y nutritivas y, por supuesto, las hay. Existen numerosas combinaciones de frutos, bases (como puré de patatas, arroz o pan rallado), condimentos y masas, los cuatro ingredientes básicos de una buena crema de frutos secos. Este plato se puede preparar en forma de hamburguesas, a la plancha o fritas, o al vapor, y puede ser el plato principal de la cena, con una salsa de vino tinto o salsa marrón.
Tres platos deliciosos son el pastel de castañas, las bolitas de nuez y las nueces guisadas. Las castañas, típicamente navideñas, y el puré de castañas se pueden hacer con el fruto fresco o de lata. El pastel combina extraordinariamente con la salsa de vino tinto. También se pueden emplear otros purés de frutos secos.
Las bolitas de nuez se pueden servir como acompañamiento del pastel de castañas o como plato principal. En este caso, conviene servirlas con una salsa bechamel.
Las nueces guisadas son una mezcla muy sencilla de ingredientes nutritivos y sabrosos, aunque bastante pesados. Deben cocer durante al menos dos horas, y, al igual que el budín de navidad, se pueden preparar con mucha antelación.
Las verduras tradicionales para acompañar al plato principal son las coles (que van muy bien con las castañas enteras), espinacas, patatas y coliflor. En este capítulo incluimos algunas recetas especiales, como las chirivías con yogur. Sin embargo, las chirivías tostadas le encantan a la mayoría de la gente, de modo que también puede prepararlas de este modo. Otra posibilidad es un plato de guisantes con pacana o apio cocido.
El budín de navidad es un postre que se puede preparar de vez en cuando durante el invierno. Es una pena que casi siempre se tome en Navidad, tras una comida abundante, pues no se aprecia como merece.
También ofrecemos una receta de fruta picada para relleno de pasteles o postres (picadillo de fruta y manzana).
Para beber con esta comida, yo optaría por un vino blanco seco, romo el Macon Blanc, seguido de un clarete con el plato principal y un Oporto para el postre.
Como entrantes sugeriría el paté de aguacate, cremoso y pican te, con pan tostado, o una quiche de espárragos, aperitivos exquisitos y ligeros, ideales para este menú.