Receta para preparar la salsa de tomate


Presentamos dos recetas de salsa de tomate. Una clásica y otra para una salsa que se pueda conservar.

Receta de salsa de tomate:

Ingredientes:

Tomates: 3 docenas. – Sal gruesa: 1 cucharada. – Albahaca, laurel y tomillo. – Ajos: 4 dientes. – Pimienta en grano: 1 cucharada.

Preparación:

Lavar y cortar en trozos unos tomates pulposos y no muy maduros, ponerlos en un colador, espolvorearlos con sal gruesa, y dejarlos escurrir durante toda la noche.
Al otro día unirle lo siguiente: pimienta, laurel, tomillo, ajos picados y albahaca cortadita; embotellar luego, dejando la botella inclinada en un colador para que escurra bien el agua; al día siguiente se rellena con otra cantidad de tomates preparada en la misma forma, y se dejarán otra vez inclinados para que vuelvan a soltar el agua, luego se cubren con aceite, se tapa muy bien asegurando los corchos con alambre o piolines atándolos muy bien; los corchos que se usan se untarán con aceite, y las botellas se deberán guardar acostadas.

Nota: Si a estos tomates se les desea quitar la pielcita, se pasarán rápidamente por agua hirviendo, y recién entonces se empezará a prepararlos.

Salsa de tomate para conservar:

Ingredientes:

Aceite: 1 taza. — Cebolla: 1. — Ajos: 6 dientes. Tomates bien maduros: 2 docenas. — Ramito compuesto: 1. — Apio: .1 cañita. Orégano: un poco. — Sal gruesa: c/s. — Pimienta en polvo: 1 pizca. — Aceite para cubrir.

Preparación:

Colocar en una cacerola y sobre el fuego el aceite. Una vez caliente, dorar la cebolla y los ajos cortados en trozos. Agregar los tomates cortados en la misma forma. Se une el apio picado, el ramito compuesto, el orégano, sal y pimienta a gusto. Se hace hervir, revolviéndola con cuchara de madera. Estando reducida se pasa por un colador exprimiendo bien la piel de los tomates. Se deja enfriar y se le agrega el resto de aceite. Se coloca en una botella. Taparla muy bien y conservarla en lugar fresco.