La fondue


La fondue es una comida realmente espléndida, tanto por el delicioso aroma y sabor del queso fundido, como por la posibilidad de ser distinta en cada ocasión. Por ejemplo, en lugar de un vino blanco caro y un queso suizo, se puede usar sidra y queso de Cheddar o Gouda.
Tal vez desee empezar directamente con la fondue, pero la sopa de castañas y los espárragos gratinados son entrantes estupendos para una cena suiza. La sopa de castañas apenas se conoce fuera de Europa central, pero si la prueba, seguro que la incluye de inmediato en su repertorio habitual.
La fondue se puede preparar en cualquier cacharro de cocina, aunque el queso se pone correoso a medida que se enfría, de modo que vale la pena comprar un recipiente especial. Se trata de un hornillo de cobre que se enciende con alcohol desnaturalizado; la llama se regula con un sencillo mecanismo que reduce la cantidad de aire. El recipiente para la fondue suele ser de barro, muy barnizado, o de cobre o aluminio.
La fondue también se puede preparar en el fuego de la cocina, en una cazuela, y pasarse a un cuenco justo en el momento de servir. Cuando se prepara en la mesa, hay que regular la llama para que cueza a fuego lento. Conviene disponer ingredientes variados para mojar en la fondue, además de los tradicionales taquitos de
pan integral. Yo he sugerido cabezas de champiñones y bolitas de patata, pero cada uno puede inventar sus propias combinaciones. El pan, o los ingredientes que se utilicen, se insertan en la punta de un tenedor especial y se introducen en el recipiente de la fondue mientras se toma un poco de ensalada o se saborea un vaso de vino. Pero según la tradición suiza, si a una mujer se le cae un trozo de pan en la fondue debe besar a todos los hombres presentes, mientras que si le ocurre a un hombre, está obligado a pagar una ronda de kirsch. Seguro que a usted se le ocurren prendas aún mejores.
La fondue ha de ir acompañada de un buen vino y un par de ensaladas. Puede escoger entre cualquiera de las que sugerimos en Cocina.com.ar o cualquier otra que incluya ingredientes crujientes.
Tal vez decida que semejante festín no precisa postre, aunque la tarta de manzana puede ser una posibilidad interesante.