Lasaña de espinacas y ricotta


Las variaciones sobre una base de pasta distribuida en capas, con salsas, quesos y verduras son infinitas. La norma principal es que la pasta no debe quedar visible al meter la fuente al horno, de lo contrario se seca y endurece.
Este plato también se puede preparar con salsa boloñesa o en versión vegetariana. En lugar de las salsas mencionadas, o junto con ellas, se puede usar una bechamel, y las capas pueden ser de berenjenas y calabacines.
Es posible elegir entre una fuente grande con pocas capas de lasaña u otra más profunda pero con más capas. Esta última permite una mayor flexibilidad, ya que la cantidad necesaria para cada capa es menor. Evite llenar la fuente hasta el borde, pues el calor del horno produce cierta dilatación.
He aquí mi versión predilecta de este plato. No es necesario utilizar las cantidades exactas, aunque la mencionada para la lasaña es más que suficiente, mientras que la salsa casi nunca resulta excesiva.

Ingredientes de la lasaña:

2 cebollas medianas cortadas muy finitas
2 dientes de ajo machacados
2 cucharadas de aceite de oliva
3 huevos batidos
3/4 kilo de queso Ricotta
150 gr de Parmesano rallado
1 kilo de espinacas hervidas y muy picaditas (las espinacas congeladas resultan muy cómodas)
Sal marina
Pimienta negra recién molida
4 cucharadas de perejil muy picadito
1/4 kilo de queso Mozzarella 1/2 kilo de lasaña integral
Salsa de tomate al vino tinto

Preparación de lasaña:

1. Para la mezcla Ricotta: se fríen el ajo y las cebollas en aceite de oliva hasta que éstas se pongan transparentes.
2. Se añaden los huevos y se mezclan bien.
3. Se incorporan el Parmesano, las cebollas, el ajo y las espinacas (escurriendo el caldo para usarlo más adelante).
4. Se añade la sal marina, la pimienta negra recién molida y el perejil fresco picado.
5. Para la Mozzarella: se ralla o corta la Mozzarella lo más fino posible.
6. Para la lasaña: se pone en la sartén un fondo de agua salada y se añade una cucharada de aceite de oliva. Se lleva a ebullición y se colocan en la sartén tres o cuatro capas de lasaña. Se cuece durante 12 minutos (4 minutos si la pasta es fresca). La pasta debe subir hasta la superficie y quedar al dente (no demasiado tierna).
7. Se coloca la lasaña sobre un paño de cocina húmedo y limpio.
8. Se engrasa una fuente grande y resistente al horno (o dos o tres fuentes pequeñas).
9. Se disponen los ingredientes en capas: lasaña, Ricotta, Mozzarella y salsa de tomate al vino tinto.
10. Se cubre la fuente con una tapadera o una hoja de aluminio y se hornea durante 40 minutos a 180°.
11. Se destapa y se deja en el horno otros 20 minutos, espolvoreando por encima un poco de queso Parmesano rallado.